Artículo sobre cáncer y microbiota

El lunes 4 de febrero fue el Día Mundial contra el Cáncer.

El cáncer realmente no es una sola enfermedad. Son MUCHAS y muy diferentes desde el punto de vista biológico, molecular, histológico, pronóstico o terapéutico. Sin embargo, la etiqueta «cáncer» acompaña a todas ellas y tiene unas implicaciones psicoemocionales y sociales que van más allá de lo biológico.

Por ejemplo, en estudios de autopsias bastante más de la mitad de los varones mayores de 80 años tienen algún foco carcinomatoso, aunque nunca les dio síntomas. En Japón en más de la mitad de autopsias se encuentran microcarcinomas papilares de tiroides. No tiene nada que ver un carcinoma in situ en cualquier localización que un cáncer de páncreas en estadio avanzado.

La medicina ha avanzado muchísimo en el tratamiento de estas patologías en las últimas décadas. Hasta cierto punto se ha llegado incluso al sobrediagnóstico, que en nada beneficia a los pacientes. (Otra cosa es que sea «fácil» saber cuándo hay sobrediagnóstico y cuándo un diagnóstico precoz.)

Con motivo del mencionado Día Mundial contra el cáncer revisé el tema de las relaciones de nuestra microbiota con los procesos de carcinogénesis, la influencia sobre el tratamiento o las posibilidades del uso de probióticos en los pacientes con procesos neoplásicos. El artículo está disponible en la página de Nutribiótica.

Es un campo de estudio apasionante que sin duda en los próximos años permitirá avanzar más en el tratamiento personalizado de los pacientes que sufren algún tipo de tumor. Y desde luego que cuidar la microbiota es un pilar fundamental en la prevención del cáncer.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top